domingo, 16 de junio de 2024

EVANGELIO DEL DOMINGO 16 DE JUNIO. SEMANA 11 DEL TIEMPO ORDINARIO



  EVANGELIO

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»
Dijo también: «¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.»
Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.
Marcos   4, 26-34
COMENTARIO

De las cosas de la fe, quizás solo podemos hablar con símbolos. A esa convicción debió llegar Jesus cuando propuso estas parábolas que leemos hoy.


El primer mensaje de evangelio de hoy es que "somos semilla, solo semilla, nada menos que semilla". Y esto quiere decir que la dignidad del ser humano no radica en su perfección o en su acabamiento, sino en su potencialidad.


Si vamos buscando perfección en todo probablemente no encontremos nada ni a nadie: la persona perfecta, la pareja perfecta, el trabajo perfecto, las vacaciones perfectas... La vida, así entendida se vuelve atosigante. 


La perfección genera individuos (no personas) permanentemente cansadas y estresadas, y en último término, infelices. El estado natural de una persona son sus potencialidades y sus procesos, no su "momento perfecto".


Y el segundo mensaje del evangelio de hoy es que "no hay proporción entre lo que aparentamos ser y lo que podemos llegar a ser". Una semilla eso es lo que tiene, que su apariencia nos engaña. Uno ve una tosca bellota y piensa pero ¡cómo esto puede ser el germen de una majestuosa encina!


Cuanto ganarían nuestras relaciones personales si, en vez del juicio apresurado ante el otro, nos naciera una honda contemplación de su rostro, capaz de reconocer que las personas podemos cambiar, podemos crecer, y merece la pena darnos una oportunidad.


Tokien, en la novela El Hobbit, hace decir de Bilbo Bolsón una frase genial: "eres muy pequeño para un gran papel, pero quizás seas más de lo que pareces".


 

viernes, 7 de junio de 2024

EVANGELIO DEL VIERNES 7 DE JULIO. FIESTA DEL CORAZÓN DE JESUS.


EVANGELIO
En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo:
«Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien.
Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Mateo  11, 25-30

martes, 28 de mayo de 2024

EVANGELIO DEL MARTES 28 DE MAYO. SEMANA 8 EL TIEMPO ORDINARIO

 



EVANGELIO
En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más –casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones–, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.»

Marcos 10, 28-31
COMENTARIO

El evangelio de ayer (el episodio del encuentro de Jesús con un “joven rico”) y el de hoy, son el anverso y reverso de una misma realidad. 

El texto de hoy es más narrativo que profético; al fin y al cabo es una descripción de lo que les estaba pasando a los cristianos unos treinta o cuarenta años después del “acontecimiento Jesús”. Mucha gente –perseguida por seguir creyendo en el Nazareno- tiene que huir de Judea y refugiarse en casas de cristianos, comprobando de este modo, cómo su familia se hace más grande “más allá de sus lazos de sangre”. 

Dicen que Galilea vio crecer la población por este “nuevo éxodo”. Un “signo del Reino” era “abrir las casas y las “familias” a quienes “por causa del Reino” eran perseguidos. 

Traigamos ahora el texto al “hoy” de nuestra vida. Yo creo que el gran mensaje de hoy es “tener capacidad” para hacer de nuestra vida una “experiencia de apertura”. El que más y el que menos intenta “asegurar” su vida (como el joven rico), llenándola de “cumplimientos, creencias, convicciones  y tareas" . 

Pero la clave está en “saber vaciarse” de vez en cuando de todo eso, hacer sitio, y que el “otro” encuentre en tí un lugar en el que poder “estar”, incluso, en ocasiones, refugiarse. 

Agradeces, de vez en cuando, encontrar a alguien que “no esté lleno”, y que, por tanto, le falta algo. Es frustrante cuando tu “círculo de amistades” es gente que “no tiene tiempo, no tiene ganas”, y por eso mismo, “se olvidó de mirar(te) y de escuchar(te)”.

“Vacíate un poquito” –diría Jesús-. Haz hueco, porque “donde no cabe nadie más tampoco cabe Dios”, y verás como hay gente “perseguida” por tantos inconvenientes “confesables e inconfesables” que acude a ti y encuentra un espacio vacío donde estar un “ratito”. 

En ese momento seguro que “caes en la cuenta” de un doble convicción: para ti, esa persona, que era última (desconocida), se ha vuelto primera, y por esa misma razón, dicha persona, que se tenía por última, ha disfrutado con “ser primera. La clave: “vacíate”, “…ya ves que nosotros lo hemos dejado todo”.

jueves, 23 de mayo de 2024

EVANGELIO DEL JUEVES 23 DE MAYO. SEMANA 7 DEL TIEMPO ORDINARIO

 



EVANGELIO

«Todo aquel que os dé de beber un vaso de agua por el hecho de que sois de Cristo, os aseguro que no perderá su recompensa. «Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar. Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, al abismo, al fuego que no se apaga Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado al abismo. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado al abismo, donde su gusano no muere y el fuego no se apaga; pues todos han de ser salados con fuego. Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros.»


Marcos 9, 40-49 

miércoles, 22 de mayo de 2024

EVANGELIO DEL MIÉRCOLES 22 DE FEBRERO. SEMANA 7 DEL TIEMPO ORDINARIO


EVANGELIO

Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y no viene con nosotros y tratamos de impedírselo porque no venía con nosotros». Pero Jesús dijo: «No se lo impidáis, pues no hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar mal de mí. Pues el que no está contra nosotros, está por nosotros». 


Marcos 9, 38-40